Saltar al contenido

Riesgo de caídas en ancianos

riesgo de caidas en ancianos

Está demostrado que las personas mayores pueden no ser conscientes de la presencia de peligro que puede causar la caída, por ello nosotros, como hijos de nuestros padres, debemos conocer las causas y riesgos de caídas en ancianos para saber prevenirlas. En este artículo recopilamos información avalada por diferentes estudios, con datos y cifras reales sobre un problema que atañe directamente a las personas mayores y sus seres queridos.

Sabías que…

  • Los accidentes son la 5ª causa de muerte en el mundo.
  • El 66% de los accidentes caídas
  • El 75% de todas las caídas se producen en mayores de 65 años.

Grupos de riesgo de caída

Damos un repaso a los grupos más susceptibles de sufrir caídas según los estudios.

Mayores de 75 años

Cuanto más edad tiene una persona, más se eleva el riesgo de caídas y los factores de riesgo. El motivo es la presencia de alteraciones sensoriales, la osteoporosis, disminución de los reflejos, degeneración de articulaciones o artrofia muscular, entro otros.

Mujeres

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las fracturas relacionadas con la osteoporosis son más frecuentes en mujeres que en hombres independientemente de la edad, presentando así un mayor riesgo de caída por esta causa.

Personas con historia anterior de caídas

Si las caídas son reiteradas habrá que extremar las precauciones. El motivo, según profesionales como Sorock o Navarro, se debe a que concurren múltiples factores de riesgo en la misma persona.

Personas con movilidad limitada

Una disminución de la movilidad afecta a la vida diaria de la persona, y éste suele ser un factor directamente proporcional a la edad del sujeto. De ahí que los adultos mayores con dificultad para caminar requieran asistencia de otras personas o aparatos como los andadores para ancianos.

Personas con dificultad visual y auditiva:

La pérdida de agudeza visual y otros procesos degenerativos de la vista como las cataratas aumentan el riesgo de caídas, por ello también es importante prevenir en este sentido para disminuir el peligro. No sólo es necesario tener controlado el estado de la vista, sino también el del oído y otros deterioros cognitivos que pueden tender a la pérdida del equilibrio y caídas.

Personas con déficit cognitivo

El déficit cognitivo genera la incapacidad de reconocer una situación de peligro. Este factor es la segunda causa de las caídas en ancianos después de la dificultad de movimiento.

Personas que consumen fármacos

A medida que avanza la edad, la absorción de los fármacos que los ancianos consumen para tratar sus enfermedades o trastornos de salud se vuelve más lenta en el metabolismo. Si además se le suma la automedicación o un cumplimiento terapéutico incorrecto, de nuevo el riesgo de caídas en las personas mayores se ve aumentado.

Consumidores excesivos de bebidas alcohólicas

El alcohol afecta directamente a la psicomotricidad de nuestro organismo, seamos adultos o personas ancianas, por ello hay prevenir su consumo sobre todo si va a interaccionar con medicamentos.

Personas que habitan en una vivienda de condiciones deficientes

Para evitar riesgos de caídas en casa, lo mejor es tener adaptado el hogar para el día a día de nuestros mayores haciendo las modificaciones necesarias en la vivienda y contando con accesorios prácticos que hagan su vida más fácil y sobre todo segura.

¿Cómo y dónde ocurren las caídas en ancianos?

Un estudio de Vellas y col. realizó un seguimiento durante dos años a 613 personas de una media de edad de 73 años.

En este tiempo presentaron al menos una caída:

  • El 59.3% de las mujeres
  • El 45.5% de los hombres

En esta tabla podrás ver los porcentajes recogidos por este estudio, muy prácticos para determinar los riesgos de caída.

Cómo y dónde ocurren las caídas de ancianos
Cómo y dónde ocurren las caídas de ancianos

Algunas conclusiones

Según autores como Overstall, los adultos mayores o ancianos caen con mayor frecuencia durante el día (tiempo de actividad máxima), recogiendo el siguiente dato: el 81% de las caídas sucedieron por la mañana o por la tarde, y más de la mitad del total de caídas cuando el anciano se encontraba sólo.

Por otro lado, podemos observar cómo el mayor número de caídas se ocasiona hacia adelante y no hacia atrás.

Otros estudios de investigación realizados en la comunidad revelan que las caídas suceden de forma más frecuente mientras los mayores están caminando, de ahí que la asistencia de un andador sea una de las mejores soluciones de prevención del riesgo de caídas de ancianos.

Fuentes y bibliografía:

  • Ana Lavedán Santamaría. Estudio de seguimiento de las caídas en la población mayor que vive en la comunidad.
  • J. Javier Soldevilla Agreda. Prevención de caídas en ancianos.
  • Vellas B, Faisant C, Lauque S, Sedehuil M, Baumgartner R, Anrieux J. Estudio ICARE: Investigación de la caída accidental. Estudio epidemiológico. In: Vellas B, Lafont M, Allard M, Albarede J, editors. Trastornos de la postura y riesgos de caídas. Barcelona: Editorial Glossa; 1995. p. 15-27.
  • Méndez Rubio J, Zunzunegui M, Béland F. Prevalencia y factores asociados a las caídas en las personas que viven en la comunidad. Med Clin 1997; 108:128-132.
  • Navarro C, Dominguez M, Cuesta F, Roitz H, Lázaro del Nogal M. Estudio del equilibrio y la marcha en el anciano.
  • Overstall PW. Falls. Reviews in Clinical Gerontology 1992;2(1):31-38.
  • Berg W, Alessio H, Mills E, Tong C. Circumstances and consequences of falls in independent community-dwelling older adults. Age Aging 1997;26:261-8.
  • Tinetti ME. SM. Prevention of falls among the elderly. New Englang J of Med 1989;320:1055-60.